info@gaulas.com   +34 687 619 021
El Testaccio,  la”octava colina” de Roma
23 May

El Testaccio, la”octava colina” de Roma

He tenido el privilegio  de acompañar al documentalista  Jose Luis López-Linares  y  a su equipo en una breve visita a Roma para rodar el Monte Testaccio ;  una  oportunidad excepcional  para  visitar este extraordinario yacimiento  arqueológico  de importancia capital para el conocimiento de la organización de la producción y distribución del aceite de oliva de Hispania durante el apogeo  del imperio Romano.

testaccio monte

El Testaccio es  un monte artificial de aproximadamente 1  km de diámetro y unos 50 metros de altura situado entre el rio Tíber  y el Aventino,  una de las siete  colinas sobre las que se asienta la vetusta urbe.

En realidad se trata de gran vertedero, controlado por las autoridades imperiales, donde, entre los siglos I y III D.C. se acumularon  millones de restos de ánforas olearias procedentes en un 80% de la Bética, (Andalucía) y el resto del norte de África. Este aceite era  importado por el estado, para su distribución,  junto con el trigo, entre la plebe romana con el objetivo de y evitar la alzas de precios y mantener así la paz social.

Según las estimaciones  del equipo que dirige el profesor español José Remesal, director de la excavación, en lo que queda del monte-  parte de su extensión original se perdió por distintos  avatares de la historia – se acumulan los fragmentos de unos 25 millones de ánforas, cuyo contenido en aceite sería capaz  de alimentar a una población de medio millón de almas durante  250 años.

Las ánforas béticas del Testaccio son  del tipo conocido como  Dressel 20 (H. Dressel fue el primer estudioso  del yacimiento a fines del S.  XIX),  de  forma  panzuda, pesaban unos 30 kg eran muy resistentes, y tenía  una capacidad de 70 litros.

ánfora aceiteGrabadas y pintadas sobre las ánforas se conservan inscripciones que nos informan del nombre del alfarero, del comerciante o transportista, del  control fiscal, la tara, su peso neto y  la datación consular. Una  información riquísima para determinar la importancia de la producción y circulación del aceite bético  y reconstruir la historia social, comercial y económica de la época imperial.

Desde 1989 las excavaciones en el Testaccio forman parte del acuerdo cultural entre Italia y España. Las excavaciones están  encomendadas a un equipo de investigación español bajo la dirección de los profesores  Jose Mª  Blazquez y José Remesal.

Desde aquí queremos felicitar a todos aquellos que desde hace ya tantos años desarrollan esta lenta, trabajosa y meticulosa  labor de investigación arqueológica, y exhortar a los organismos españoles financiadores para que sigan apoyando este proyecto transcendental  para el conocimiento de la historia de los aceites de oliva de España.

Deja un comentario